miércoles, 30 de noviembre de 2016

Rusia hace perder la cabeza a los europarlamentarios

Últimamente los europarlamentarios están de los nervios. Nada les sale como esperaban. Primero fue el Brexit. Luego el ascenso de los neonazis delante de sus narices. Después el triunfo de Trump también les sorprendió. Con la siguiente, la de François Fillon en Francia, les va ocurrir lo mismo: no se lo esperan.

Para evitar las malas noticias lo mejor es prohibir medios de comunicación, como los rusos, que son sus portadores, los que cuentan lo que no quieren oír, porque nada de lo que está ocurriendo en el mundo es causualidad: se trata de una conspiración urdida por Putin contra las democracias europeas. Sin Putin y sin los medios de comunicación que el maneja, todo sería mucho más fácil.

La manada de zánganos que dormita en Bruselas se ha convertido en el hazmerreir del mundo: “Putin y los medios rusos han desnudado al Parlamento europeo”, titula el periodista argelino Jarrubi Habib en El Diario de Orán. Lo que los europarlamentarios nunca van a reconocer es que los europeos están hasta las narices de ellos y de sus medios de propaganda. Ante sus permanentes ejercicios de imbecilidad, los rusos parecen verdaderos genios de la comunicación.

Es lógico que reaccionen a las desesperada ante quien les muestra a cada paso su ridículo. También es lógico que los espectadores prefieran los medios rusos a cualquier otro gacetillero de tres al cuarto.

En Estados Unidos Rusia Today es el quinto canal extranjero de noticias de mayor audiencia, después de la BBC, Deutsche Welle y Al-Jazira. En YouTube es el más visitado. En junio de 2013 se convirtió en el primer canal de televisión en la historia en llegar a 1.000 millones de visitas, registrando alrededor de 800.000 a un millón de entradas diarias. En diciembre del año pasado el número de visitas superó los 3.000 millones.

En octubre de 2010 Rusia Today en castellano, cuyas emisiones habían comenzado el año anterior, ganó seis galardones en el prestigioso concurso latinoamericano “Promax/BDA Latinoamérica 2010”.

No hay otra manera de salvar a la democracia que acabar con ella. En Bruselas deberían darse prisa por prohibir de una vez todos los medios de comunicación rusos. Luego deberían encarcelar a quienes sigan sus canales de Youtube. ¿Para qué sirve la Audiencia Nacional si no es para ese tipo de trabajos sucios?

Trump no basculará la política exterior de Estados Unidos hacia el Pacífico

Todo se acelera. En una declaración de tres minutos emitida por vídeo el 21 de noviembre, Trump ha anunciado que renunciaba a la firma del Tratado Trans Pacífico redactado el año pasado con 12 países de Extremo Oriente (Japón, Vietnam, Malasia, Singapur, Brunei, Australia, Nueva Zelandia, Canadá, México, Perú y Chile, además de Estados Unidos), del que China estaba expresamente excluida.

Aunque ya lo advirtió durante su campaña electoral, es difícil adivinar el alcance de esta declaración de Trump. Caben varias interpretaciones posibles. La primera es la de quienes ven el final de eso que han venido llamando “globalización” y “neoliberalismo” en favor de nuevas políticas económicas “nacionalistas” o incluso “proteccionistas”, el retorno de los aranceles, los déficits públicos y otras medidas características de la posguerra.

La segunda es muy poco más amplia y supone que Trump hará extensiva a China la nueva política de entendimiento de quiere poner en práctica con Rusia, lo cual sería una buena sopresa porque, según los términos de lo que hemos escuchado durante la campaña electoral, la oferta iba dirigida sólo a Moscú, dejando al margen tanto a los chinos como a los iraníes, quizá con la pretensión implícita de romper al bloque que estos tres países han formado.

La tercera es más amplia todavía y asegura que Trump liquidará el intento de de Obama, Clinton y ciertos sectores del partido demócrata de volcar la política exterior de Estados Unidos en el Pacífico. Además de impulsar las exportaciones de Estados Unidos, el Tratado debía fortalecer la hegemonía de Washington en Asia y el Pacífico. La agencia oficial de noticas china Xinhua lo describió como el “brazo económico de la estrategia geopolítica de la administración Obama para garantizar el dominio de Washington en la región”. Más claro, agua.

En cualquier caso, también aquí Obama va a salir de la Casa Blanca con el rabo entre las piernas como uno de los presidentes más torpes de Estados Unidos que se recuerdan.

Hay que poner de manifiesto que, cualquiera que sea el alcance de la declaración de Trump, su política no es exclusiva, ya que el demócrata Bernie Sanders, la “extrema izquierda” de la campaña electoral, proponía lo mismo. Es otra muestra de las profundas fallas que muestra el imperialismo estadounidense, metido en un verdadero atolladero al que no encuentra salida, como muestran las deserciones de algunos aliados tradicionales, como Filipinas y Malasia.

Frente al plan estadounidense, China ha impulsado un acuerdo de asociación económica integral más amplia de 16 países que incluye a India. Con Estados Unidos al margen, es el momento de arrojarse en los brazos de China. Tanto la CNN como la BBC se muerden las uñas. “China gana si Trump saca a Estados Unidos del Tratado”, titulan los unos. “No hay duda del regocijo del gobierno chino ante los planes del presidente electo”, dicen los otros.

Rusia y China han llegado a Siria para quedarse

La Armada rusa en Tartus
La semana pasada el viceprimer ministro ruso Dimitri Rogozin y el viceministro de Defensa, Anatoli Antonov, se entrevistaron en Damasco con el Presidente sirio Bashar Al-Assad para reforzar el apoyo económico ruso a la guerra con la apertura de un fondo de 5.000 millones de dólares, de los que la mitad se consagrarán a la modernización del puerto de Tartus.

Desde 1977 Rusia tiene una base naval en aquel puerto del Mediterráneo oriental dedicada al mantenimiento técnico de los buques de su Armada. Hasta ahora era su único punto de apoyo logístico fuera de sus fronteras. El servicio naval lo mantiene personal que, casi en su integridad, es civil.

Al tiempo que los ministros rusos viajaban a Damasco, la Duma aprobó un acuerdo con Siria para el despliegue de las fuerzas aéreas rusas en la base aérea de Hmeimim, en la provincial de Lataquia. Además, Rusia ha desplegado sistemás antiaéreos de defensa SS-300 para garantizar la defensa de sus tropas en Tartus frente a posibles ataques en la toda la franja costera de Siria.

El acuerdo permitirá también la instalación de una zona portuaria militar para la Armada china. Los primeros trabajos comenzaron el octubre del año pasado. El gobierno de Pekín está empeñado en un ambicioso proyecto para salir al mar. En Grecia ya administra el puerto de El Pireo, uno de los más importantes del mundo, y tiene la vista puesta en crear grandes infraestructuras portuarias en Argelia.

En resumen: Rusia y China han llegado a Oriente Medio para quedarse y las potencias imperialistas se lo han servido en bandeja. Obama, Cameron y Hollande no lo podían haber hecho peor. El Mediterráneo vuelve a formar parte de la milenaria Ruta de la Seda, pero ya no necesitamos viajar a oriente en incómodas caravanas: ellos se acercan hasta nosotros.

Pero no todo es geoestrategia. Uno de sus objetivos son los 3.500 yihadistas uigures que combaten en Alepo, Idlib y Jir El-Chujur con falsos pasaportes... turcos, vía Tailandia y Malasia (*). Otras fuentes elevan la cifra de uigures chinos hasta los 50.000 porque cuentan también a los familiares de los combatientes. En efecto, a diferencia de otros mercenarios extranjeros, los uigures chinos se han desplazado hasta los frentes de Siria con todos sus familiares, incluidos niños y ancianos, por lo que no pueden vivir en campamentos.

El llamado “Partido Islámico de Turkestán” que agrupa a estos uigures es desde 2001 una filial de Al-Qaeda. En sus vídeos de propaganda muestran la destrucción de iglesias cristianas en Idlib, en las que han colocado las banderas de su partido como símbolo del triunfo de su lucha. La mayor parte de ellos se ha instalado en Az-Zanbaqi, en la provincia de Idlib, de la que algunos yihadistas burlan llamándola “Chinatown”. De donde han desplazado a la población local para ocupar sus viviendas y sus escuelas. Las únicas asignaturas que en ellas imparten a los niños son el Corán y el adiestramiento militar.

Cada mes llega puntualmente el dinero a cada una de esas familias uigures procedente de Arabia saudí y Qatar.

(*) http://chinamatters.blogspot.com/2015/07/turkey-plays-uyghur-card.html

martes, 29 de noviembre de 2016

Nuevo plan del FBI para espiar a los escolares en Estados Unidos

Bajo nuevas directrices emitidas en enero de 2016, el FBI está instruyendo a las escuelas secundarias de todo el país para que le informen sobre los estudiantes que critican las políticas del gobierno y la “corrupción occidental” pues se trataría de potenciales futuros terroristas. Las nuevas directrices también advierten que los jóvenes pobres, inmigrantes o quienes hablan de viajes a países “sospechosos” son más propensos a cometer violencia. Las directrices del FBI para “prevenir el extremismo violento en las escuelas” combinan “las teorías de radicalización de la era McCarthy” –donde las autoridades monitoreaban pensamientos y comportamientos sospechosos de conducir a actos de violencia subversiva– con elementos de un programa británico de vigilancia “ampliamente impopular” y “profundamente controvertido”, conocido como Preventivo, que vigila comunidades y particulares musulmanes.

Las nuevas directrices dibujan a las escuelas de Estados Unidos como “semilleros de extremismo”. Afirmando que los jóvenes “poseen factores de riesgo inherentes”, las directrices del FBI describen a los estudiantes de la escuela secundaria como “objetivos ideales” para el reclutamiento de extremistas violentos.

Los materiales educativos elaborados por el FBI para las escuelas indican que las actividades van desde el uso de “lenguaje inusual” o “aplicaciones de mensajería privados” y cifrado (“oscurecido”, en el lenguaje del FBI) e intervenir en juegos en línea fuera de la escuela podrían indicar que “alguien planea cometer actos de violencia”.

Las directrices se basan en que las ideas extremas conducen a la violencia, un modelo de búsqueda evocador de la primera amenaza roja de la historia de Estados Unidos, así como de la represión de J. Edgar Hoover sobre los derechos civiles y contra los que se oponían a la guerra. La abogada Hugh Handeyside, del Proyecto de Seguridad Nacional de la Unión de Libertades Civiles de América, asegura que al ampliar la definición del extremismo violento “el FBI está actuando policialmente sobre el pensamiento de los estudiantes y tratando de predecir el futuro sobre la base de esos pensamientos”.

Las directrices están diseñadas para apuntar a los estudiantes musulmanes estadounidenses. Para evitar aparecer discriminatoria el FBI identifica factores de riesgo tan amplios y vagos que prácticamente podría considerarse peligrosa y digna de vigilancia a cualquier persona joven. No obstante, las directrices revelan una agenda subyacente porque repiten el enfoque sobre poblaciones de “inmigrantes” y “de la diáspora”, así como sobre las diferencias culturales y religiosas. El FBI invoca constantemente una amenaza islámica sin nombrarla.

Arun Kundnani, autor de “The Muslims are Coming!: Islamophobia, Extremism, and the Domestic War on Terror” (¡Llegan los musulmanes!: Islamofobia, extremismo y guerra doméstica contra el terrorismo), afirma que “en la práctica, las escuelas que tratan de aplicar este documento van a terminar vigilando a los estudiantes musulmanes de manera desproporcionada”.

Danielle Jefferis, del Proyecto de Seguridad Nacional de la ACLU (American Civil Liberties Union), escribiendo para Just Security, un foro en línea con sede en el Centro de Derechos Humanos y Justicia Universal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, considera que “la petición del FBI para que las autoridades escolares espíen e informen sobre las ideas y creencias de los estudiantes trae los riesgos de sofocar la curiosidad y la libre expresión, además de corromper la confianza que debe existir entre profesores y estudiantes.

Aunque el FBI afirma que no quiere limitar la libertad de expresión de los estudiantes, las directrices alientan a los funcionarios de las escuelas a identificar a los estudiantes que “participen en comunicaciones que indiquen apoyo a ideologías extremas” o que sientan “curiosidad” por materias que pudieran considerarse extremas.

Al llamar a las escuelas a crear equipos de evaluación de amenazas y para “mejorar la conciencia de dominio”, el FBI se involucra en lo que Jefferis caracteriza como “temor alarmista”, que “casi con toda seguridad aumentara la presión sobre los funcionarios de las escuelas para ir a la policía antes de buscar alternativas”. Esto enfrenta a los directores de escuela con el falso dilema de elegir entre mantener sus escuelas seguras o la defensa de los derechos de los estudiantes a la libertad de expresión y a la igualdad de protección. Por su parte, Jefferis concluyó: “Nuestros niños están más seguros y nuestras comunidades son más fuertes cuando trabajamos para proteger –no erosionar– nuestros valores y libertades fundamentales”.

Como era de esperar, las grandes cadenas de intoxicación de Estados Unidos no han cubierto esta campaña represiva con el detalle que merece.

Fuente: http://www.alternet.org/grayzone-project/fbi-has-new-plan-spy-high-school-students-across-country

Trump y el fascismo del siglo XXI

El artículo de William I. Robinson, profesor de sociología de la Universidad de California-Santa Barbara (*), resume con precisión casi todos los tópicos con los que se aborda la delicada situación internacional en ciernes, empezando por un título redondo (“Trump y el fascismo del siglo XXI”) que sólo es imaginable cuando se alude a personajes con personalidad propia, como Trump, Duterte, Erdogan, Orban y otros que airean en voz alta lo que otros callan.

En ese tipo de exposiciones, como la de Robinson, nunca quedan suficientemente claros los motivos por los cuales Trump es un fascista y no Obama o Clinton, aunque es evidente que ambas exposiciones, la de Trump y la de Robinson son simétricas. Aunque no sepan de lo que hablan, los que utilizan ese tipo de vocablos (“fascismo”) lo hacen de la misma manera contundente que Trump.

Nos hemos habituado al lenguaje neutro y aséptico que ha impuesto la burguesía en los últimos años, donde los cínicos son “centristas” o “moderados” del tipo Al-Nosra, que se lavan la cara cambiando las siglas. Con la televisión, las luchas políticas se han llenado de eufemismos para preservar lo políticamente correcto, mientras que quienes se quitan la máscara aparecen como lo que realmente son: fascistas.

Lo que no es políticamente correcto se califica de “populista”, cuando debería ser al revés. Lo contrario, el cinismo y la hipocresía, se justifican precisamente por su corrección, porque es lo que -según creían ellos- atraía votos. Ahora resulta que no es así. Los votantes se han cansado del lenguaje político anodino y buscan emociones fuertes. En realidad, los votantes se cansan de todo y de todos, excepto de votar.

No es fácil entender por qué Trump es un racista, mientras que a Obama nadie le ha calificado así, a pesar de que pocas veces un gobierno de Estados Unidos ha matado a más negros en las calles que con un negro en la Casa Blanca.

No es fácil entender por qué a Trump se le califica de machista, mientras que a Clinton nadie le ha calificado así, a pesar de haber defendido ante los tribunales a los violadores mofándose de las mujeres que fueron sus víctimas.

Un determinado tipo de lenguaje pone la realidad encima de la mesa, mientras que el otro la encubre. La indignación de académicos como Robinson procede de ahí: al sacar a la superficie un lenguaje que se había dejado de utilizar, se creen que eso (el fascismo, el racismo) no existía. Ante la ocultación es una obviedad imprescindible recordar que el lenguaje no cambia la realidad, sólo la percepción que tenemos de ella.

Por eso nosotros nos alegramos del fin de los eufemismos, de que la reacción se quite la máscara, de que se hable claro y, sobre todo, de que vuelva a triunfar el lenguaje de la Internacional Comunista, aunque sólo se trate de eso, del lenguaje, que nada tiene que ver con el comunismo.

El profesor Robinson incurre en otro defecto tan extendido como el de tejer cadenas de frases, las suyas propias, en réplica a otras frases, las de Trump, contraponiendo unas ideas a otras ideas, que es la mejor forma de no salir del idealismo.

También da la impresión de que hay quienes, como Robinson, necesitan discursos demagógicos, la provocación retórica, para poder reaccionar y que sus anticuerpos segreguen la réplica, que siempre es verbal. Antes estaban contra la “globalización” pero cuando Trump rechaza esa misma “globalización” tampoco les gusta.

La diferencia entre Trump y Robinson es muy evidente: el primero sabe lo que quiere y lo que no quiere, algo que no se puede decir de quienes se oponen a él. Tiene las cosas muy claras por otra obviedad a la que recurre Robinson: la de catalogarle como un “miembro de la clase capitalista transnacional”, algo en lo que tampoco se diferencia de Clinton en nada.

Si tenía intención de explicar algo, Robinson podía haber continuado por esa obviedad, de la que se desprenden todas las demás. Por ejemplo, Estados Unidos es un país capitalista cuya prosperidad dependió de la esclavitud (de los negros) y la emigración (de los blancos). El racismo, como ya hemos explicado aquí, nunca fue más que un aspecto de la lucha de clases y no del color de la piel.

Como cualquier otro burgués, la política migratoria de Trump no tiene otro objetivo que el de incrementar la explotación de la clase obrera, para lo cual debe mantenerla sometida y humillada, o sea, sin papeles y sin derechos de ningún tipo. “Ejército industrial de reserva”, lo llamó Marx hace 150 años, algo tan viejo como el capitalismo.

Por cierto, ese capitalismo no está ante ninguna encrucijada, como asegura Robinson. No tiene ninguna opción, ni ninguna posibilidad de reforma porque es un sistema agotado. El único recorrido marcha, en efecto, hacia el “fascismo del siglo XXI”, que no supondrá ningún “giro bursco”, como cree Robinson, porque será equivalente al fascismo del siglo anterior.

Los burgueses como Trump saben eso de sobra. Por eso no pretenden reformar nada. No engañan a nadie porque no tienen ninguna alternativa que ofrecer, absolutamente ninguna. No prometen nada y eso es lo que a algunos no les gusta. Quieren que les engañen, que les prometan algún cambio, reformas, esperanzas, perspectivas... algo que nos pueda caer del cielo sin que nos cueste ningún esfuerzo personal.

Los únicos que tienen alternativa son los proletarios y consiste en la revolución socialista. No hay ninguna otra posibilidad intermedia.

(*) http://www.alainet.org/es/articulo/181986

¡ Viva Cuba Libre Socialista !

B.

Habla y no para la gusanera contrarrevolucionaria gozando de amplios espacios mediáticos, y no faltan pijoprogres que, nobleza obliga, hablan melifluamente de Castro, pero, eso sí, con sus "luces y sombras", deseando decir, pero no toca, más sombras que luces, como si el socialismo, y no digamos el comunismo que no veremos algunos, pero por él luchamos toda la vida, fuera un paraíso religioso, un edén idílico y los comunistas sumos sacerdotes y profetas.

Pues bien, desde aquí decimos, quizá visceralmente, pero eso qué, que vale más el peor de los socialismos que el mejor de los capitalismos, primero porque no hay socialismo malo, y segundo, porque no conocemos capitalismo bueno. Otra cosa es estar atentos a los acontecimientos que sigan y se produzcan en la isla de corcho insumergible, Cuba.

Buenas noches.


Una gran náusea

Darío Herchhoren

Desde el pasado viernes 25 de noviembre de 2016, he estado siguiendo los acontecimientos que se fueron produciendo con referencia a la lamentable muerte del Comandante en Jefe de la  Revolución Cubana Fidel Castro.

Todas las noticias que se fueron desgranando en la prensa mundial expresaban desde una enorme adhesión al Comandante hasta un enorme respeto aunque crítico.

Pero es necesario referirse a los estertores de la gusanera de Miami, que comenzó a retorcerse en su pocilga festejando la muerte del gran Comandante. Era sencillamente nauseabundo oir el discurso de los "demócratas" desde el café Versalles de Miami, donde el alcalde de la ciudad reclamaba el "derecho" de celebrar la muerte del dictador al que llegó a comparar con Hitler.

Es necesario poner de relieve la gigantesca figura de Fidel, que convirtió a un país semicolonial en una nación.

Cuba fue una de las últimas colonias españolas junto con Filipinas y Puerto Rico en caer en manos del imperio yanqui, que comenzaba a convertirse en una presencia peligrosa para el mundo entero.

A diferencia de Puerto Rico; Cuba logró una "independencia" puramente formal, ya que al dictado de los USA, tuvo que incorporar a su Constitución la llamada enmienda Platt, nombre del entonces Secretario de Estado de los USA, que establecía el "derecho" de los USA a intervenir en Cuba cuando considerase oportuno.

Semejante "legislación" no existía en ningún país del mundo, y esa circunstancia convertía a Cuba en una semicolonia, hasta el triunfo de la Revolución Cubana el uno de enero de 1959.

La Revolución Cuba, junto con la Rusa de 1917 y la China triunfante en 1949, son sin duda los tres acontecimiento más relevantes del siglo XX.

Nuestros inefables tertulianos vienen augurando la caída de la Revolución Cubana desde hace ya muchos, y vienen acertando como una escopeta de feria. Ahora, a la muerte de Fidel, vuelven a agitar la bola de cristal, y erre que erre vuelven con sus funestos presagios de que está próxima una "transición" en Cuba.

Se habla de la falta de respeto a los derechos humanos en Cuba; y hay que decirles que tienen  razón: en Guantánamo, que es territorio cubano usurpado gracias a la enmienda Platt, no se respetan los derechos humanos.

Hay que decirles a los gusanos que en Cuba los niños van a la escuela, y que ninguno de ellos vive en la calle; que nadie muere por padecer enfermedades curables, que no hay comedores sociales; que el estado garantiza a todos vivienda, sanidad, educación, vestido y salario; que no hay parados.

Todo esto no lo tienen asegurado los ciudadanos de la Unión Europea, no lo tienen asegurado el millón y medio de familias norteamericanas que malviven con dos dólares al día.

En fin, sería interminable seguir sumando beneficios para los cubanos; pero sin duda hay algo que no podemos soslayar: Cuba, pobre, pequeña y asediada por el imperio y su criminal embargo, presta ayuda a 60 países en forma solidaria, a cambio de nada, a cambio sólo del reconocimiento humano. Sólo cabe decir que la fiesta satánica que se lleva a cabo en la gusanera, muestra a las claras la estatura moral de quienes celebran la misma.

Por un mundo más sano, que se mueran los gusanos.

¡Viva Cuba!
¡Viva Fidel!
¡Viva la Revolución Cubana!

La espía del Pentágono que trabajaba para Cuba y acabó encarcelada

Ana Belén Montes
Fania Rodrigues

¿Cuánta fuerza puede tener una idea? ¿Hasta dónde una persona está dispuesta a llegar en nombre de aquello que cree ser correcto? Atrás de los muros de una prisión de máxima seguridad en Texas, Estados Unidos, una mujer de trazos delicados está presa hace unos 15 años por escoger el difícil camino de combatir algo que consideraba injusto. Durante siete años, trabajando como funcionaria de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, siglas en inglés), Ana Belén Montes pasó informaciones a la agencia de inteligencia cubana sobre operaciones del gobierno de Estados Unidos contra Cuba.

Los datos eran enviados a través de combinaciones numéricas y de códigos, siempre en papel, transmitida a una persona, en la misma ciudad. Ese receptor transmitía a una tercera persona y recién entonces la información llegaba al gobierno cubano. Los códigos que usaban acostumbraban a tener mensajes cortos, algo así como “recibí mensaje” o “peligro”. Más adelante los investigadores concluyeron que toda la información era transmitida en papel soluble en agua, lo que permitía destruirlos fácilmente. El objetivo principal de Ana Belén era evitar atentados contra el pueblo cubano.

En 2001 fue detenida, acusada de espionaje y condenada a 25 años de prisión y otros cinco de libertad vigilada. Cuando la detuvieron, tenia 44 años y al salir tendrá 69. Hoy tiene 59 años. Ahora, con el restablecimiento de las relaciones internacionales entre Cuba y Estados Unidos, hay una esperanza por parte de parientes, amigos y luchadores por la causa de que sea liberada a través de un indulto del presidente Barack Obama. Ese indulto puede ser emitido hasta fin de su mandato en enero del 2017.

En su declaración durante el juicio, Ana Belén explicó por qué decidió compartir información del Departamento de Defensa de Estados Unidos con Cuba. “Creo que la política de nuestro gobierno en relación a Cuba es cruel e injusta, y me siento moralmente obligada a ayudar a la isla a defenderse de los intentos de imponer nuestros valores y nuestro sistema político”, dijo al juez.

Cuba tenía los índices de desigualdad social muy próximos a los de Haití antes de la Revolución Cubana (1959), liderada por Fidel Castro, Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos, Raúl Castro y otros revolucionarios que derrocaron la dictadura de Fulgencio Batista, que era aliado de Estados Unidos.

Hoy esa isla caribeña ostenta algunos de los índices de desarrollo humano más altos de la región, como las bajas tasas de desigualdad social. El país universalizó el acceso a la educación y a la salud. El sector de salud, inclusive, es considerado un de los mejores sistemas del mundo, reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según estas y otras informaciones, después de algunas visitas a Cuba como agente de inteligencia de Estados Unidos encargada de espiar el funcionamiento del Partido Comunista Cubano, Ana Belén decidió hacer justamente lo contrario de lo que le habían ordenado. Y aunque haya tenido poco contacto con la población cubana, en la isla ella es considerada una heroína.

Según sus familiares, Ana Belén nunca recibió un dólar del gobierno cubano. La espía habría pasado informaciones por pura convicción. La justicia norteamericana tampoco encontró indicio de pagos. “Ana estaba convencida del cruel tratamiento que el gobierno estadounidense daba a Cuba. Conociendo a Ana, puedo decir que siempre demostró un gran sentimiento de justicia, eso quedó evidente en la manera como trataba a las personas y conducía su vida”, explicó su prima, Miriam Montes Monck, que es escritora y coordinadora de la Mesa de Trabajo en defensa de Ana Belén Montes en Puerto Rico.

Hija de puertorriqueño, Ana es ciudadana norteamericana, pero nació en Alemania occidental en 1957, debido a que su padre era médico y prestaba servicios al ejército de Estados Unidos, pero vivió casi toda su vida en Estados Unidos. Se graduó e hizo posgrado en Relaciones Internacionales, trabajó en el Departamento de Justicia antes de ir a la Agencia de Inteligencia de Defensa. Antes de entrar presa, Montes era analista de inteligencia en Cuba y su cargo estaba entre las más altas jerarquías dentro de la DIA.

En su juicio, en octubre del 2002, contó con la defensa del famoso abogado Plato Cacheris que ya actuó contra el ex presidente Bill Clinton y también defendió a Robert Philip Hanssen, otro conocido espía, agende del FBI que sirvió a las autoridades rusas durante 22 años, hasta ser preso en el 2001. Según declaraciones del abogado, “Ana Belén sentía que los cubanos eran tratados injustamente por Estados Unidos”.

Para una de las principales defensoras, Miriam Montes Monck, que abandera una campaña internacional en defensa de la libertad de Ana Belén, estaba imbuida del espíritu de justicia que inspiró a grandes dirigentes como Gandhi, Martin Luther King o Rosa Parks, que osaron desafiar a la ley para luchar contra un sistema injusto. “Esa es una manera de luchar, de proponer al mundo una manera diferente de ver la vida, diferente de lo establecido, de lo tradicionalmente aceptable. Con el tiempo, la Historia está dando la razón a todos ellos. En este sentido, la Historia también le está dando la razón a Ana”, afirmó Miriam.

Durante una visita a Cuba, en marzo de este año, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama afirmó textualmente que la política de su país en relación a Cuba no estuvo bien. “Esos 50 años mostraron que el aislamiento [de Cuba provocado por Estados Unidos] no funcionó, son tiempos de otra actitud”, afirmó.

En el 2002, Ana Belén ya defendía una nueva aproximación de los dos países. “Mi mayor deseo es ver el surgimiento de relaciones amigables entre Estados Unidos y Cuba. Espero que mi caso incentive de cierta forma a nuestro gobierno a dejar de lado su hostilidad en relación a Cuba y a trabajar con el gobierno cubano en un clima de tolerancia, respeto mutuo y comprensión”, dijo.

Recientemente quien salió en defensa de Belén fue el cantante cubano Silvio Rodriguez, que realizó un show en Madrid en homenaje a la ex funcionaria del Pentágono. Diferentes manifestaciones también fueron realizadas en Puerto Rico, Estados Unidos, Chile, Argentina, República Dominicana, Cuba, Francia, España e Irlanda.

Las ideas firmes y su defensa por relaciones diplomáticas respetuosas atrajeron la atención de personas que pasaron a admirarla y se sumaron a su lucha. Es el caso de de la brasileña Carmen Diniz, que forma parte de la campaña de Rio de Janeiro que pide por la liberta de la activista. “Estamos trabajando en una campaña internacional pidiendo al presidente Obama el indulto de Ana Belén. Ella no cometió ningún crimen de gravedad. En ningún momento colocó en riesgo la seguridad de Estados Unidos. Todas las informaciones que pasó fueron para evitar atentados contra Cuba, en este sentido ella salvó vidas”.

Carmen Diniz también cuenta sobre la salud de Ana. “Tuvo cáncer de mama, tuvo que hacer una cirugía para retirar una de las mamas. Tenemos poca información sobre su real estado de salud y no sabemos tampoco si está realizando el tratamiento adecuado en la prisión”, lamentó.

Otro punto critico de la situación de Belén es que está presa en la temida prisión de Carswell que queda dentro de las instalaciones militares de la Marina de Estados Unidos. Allí están algunas de las presas más peligrosas del país, porque la unidad posee un corredor de la muerte para presidiarias que recibieron la pena capital y también trata detenidas con problemas mentales, en el centro de Medicina Federal, dentro del mismo complejo penitenciario. “Con frecuencia las condiciones de la prisión son caóticas”, afirma Miriam Montes, que se comunica a través de cartas con la prima.

Según Miriam Montes, esta prisión representa una de los últimos vestigios de la Guerra Fría. “Hoy existe una interesante coyuntura, que surgió a partir de las declaraciones del presidente Obama, sobre la necesidad de normalización de las relaciones con Cuba, que coinciden con las declaraciones de Ana Belén en 2002, ante el Tribunal Federal. Obama demostró su deseo de dejar atrás los vestigios de la guerra. Entendemos que el encarcelamiento de Ana Belén es uno de esos vestigios, visto que la lucha fue fruto de las relaciones de hostilidad entre Estados Unidos y Cuba”.

Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2016/11/21/conozca-la-historia-de-ana-belen-la-ex-funcionaria-del-pentagono-que-ayudo-a-cuba/

lunes, 28 de noviembre de 2016

Qatar continuará apoyando al yihadismo aunque Estados Unidos desista de ello

Al-Thani: el jeque terrorista de Qatar
En el momento en el que parece que el nuevo presidente de Estados Unidos dejará de apoyar al terrorismo yihadista, Qatar ha dejado bien claras sus intenciones de continuar haciéndolo.

Así lo manifestó el sábado a la agencia Reuters el ministro qatarí de Asuntos Exteriores Mohammed bin Abdulrahman bin Jassim Al-Thani. Su país tiene intención “de continuar suministrando armas a los grupos rebeldes sirios, incluso aunque Estados Unidos deje de hacerlo”.

“Nuestra posición se basa en principios, valores y en nuestra evaluación de la situación local”, dice este sátrapa, añadiendo que, a pesar de ello, Qatar quiere conservar a Estados Unidos como “aliado histórico”.

A lo largo de su campaña electoral Trump denunció que el Califato Islámico era una criatura de los tiempos en que Hillary Clinton oficiaba como secretaria de Estado en el gobierno de Obama y prometió que el apoyo cesaría si resultaba elegido presidente, como así ha ocurrido.

El nuevo presidente expuso su deseo de modificar su línea política en Siria en favor de una cooperación con el gobierno de Bashar Al-Assad y Rusia en contra del yihadismo.

Por su parte, en su última entrevista Bashar Al-Assad ha puesto de manifiesto que si Trump comienza a luchar contra el yihadismo, en lugar de protegerlo, se convertirá en un “aliado natural” de Siria.

El cruce de declaraciones inquieta al gobierno de Qatar, que hasta ahora ha sido un baluarte del terrorismo yihadista, tanto en Siria como en Libia, donde el apoyo es más descarado que en Siria, porque aún no han necesitado crear la ficción de una “oposición moderada”.

Todo el apoyo militar que se ha suministado a dicha “oposición moderada” ha acabado siempre en manos de la a “oposición extrema”, es decir, el Califato Islámico y el Frente Al-Nosra.

Amnistía Internacional falsifica un informe dirigido contra el gobierno de Sudán

El 29 de setiembre Amnistía Internacional se inventó un falso ataque del ejército sudanés contra la población civil de Jebel Marra, en Darfur, con armamento químico.

Según la ONG el gobierno de Jartum cometió 32 agresiones entre enero y setiembre de este año, para lo cual invocaba a dos “expertos” que acreditaron el empleo de agentes cáusticos con efectos vesicantes similares a los del gas mostaza, es decir, que capaces de levantar la piel.

Amnistía Internacional exigía la intervención de la ONU y de la OPCW (Organización Internacional para la Prohibición del Armamento Químico) a fin de que tomaran las medidas pertinentes.

Los testimonios de la ONG procedían de conversaciones telefónicas mantenidas con miembros de los grupos rebeldes de Darfur originarios de la provincia de Jebel Marra, donde supuestamente se produjeron los ataques químicos.

Para acallar las denuncias, el gobierno sudanés constituyó una comisión de investigación compuesta por nueve miembros. Algunos de ellos pertenecían a las organizaciones locales opuestas al empleo de armas químicas, otras procedían del Ministerio de Sanidad y, finalmente, las demás formaban parte de laboratorios químicos nacionales y de criminalística.

A diferencia de Aministía Internacional, dicha comisión no investigó por teléfono sino que se desplazó al lugar en el que ocurrieron los hechos, el sur de Sudán (Firga, Jeldu, Golo y Sorunek) y Darfur, portando el correspondiente equipo de recogida de muestras. Sin perjuicio de profundizar la investigación, las conclusiones que ha obtenido son las siguientes:

- el aire estaba limpio
- las enfermedades provocadas por el armamento químico son endémicas en dicha región
- la tasa de abortos no ha crecido
- el aumento en la tasa de mortalidad del ganado se debe a la falta de veterinarios en la región

El informe de Amnistía Internacional es falso y por eso gran parte de la prensa mundial se ha negado a hacerse eco del informe de manera gratuita, es decir, aparentando que es una “noticia”, con una única excepción, el servicio internacional de noticias de la BBC, lo que explica los motivos de la campaña.

La famosa e “independiente” BBC depende del Foreign Office, el Ministerio británico de Asuntos Exteriores; es un instrumento de la política internacional del imperialismo británico, empeñado en una campaña de largo aliento contra el gobierno de Sudán. Esa campaña corre en paralelo con la de Amnistía Internacional, consistente en la imagen del niño africano desvalido. El título es aún más baboso todavía: “La lágrima de los huérfanos”.

Amnistía Internacional es una organización fundada en 1963, financiada por el gobierno de Londres, donde tiene su sede. De la mano del MI6, desde 1995 lleva una campaña feroz contra el gobierno de Sudán.

Fuente: https://www.afrique-asie.fr/menu/actualite/10596-le-discredit-d-amnesty-international

El ejército sirio logra penetrar en los barrios del este de Alepo

En la noche del sábado al domingo el ejército sirio capturó el barrio de Massaken Hanano, al este de Alepo, hasta la fecha controlado por los salafistas, liberando a 1.500 civiles que aún se encontraban allá. La noticia la divulgó ayer la agencia Sana, portavoz oficial del gobierno de Damasco.

El avance el ejército regular está siendo muy lento, pero la captura de Massaken Hanano abre las puertas para posteriores incursiones hacia las zonas interiores en las que se refugian los últimos restos de las milicias del Frente Al-Nosra.

La televisión pública siria ha difundido imágenes que muestran una fuga de civiles, sobre todo mujeres y niños que se precipitan sobre los autobuses verdes del ejército de Damasco en busca de protección. Algunos de ellos realizaron declaraciones a la televisión.

El barrio de Massaken Hanano tiene una fuerte carga simbólica, ya que fue el primero en caer en poder de los salafistas en 2012, lo que dividió a la capital siria en dos mitades. En la que quedó bajo control de los yihadistas vivían unas 250.000 personas.

En la región de Damasco la guerra también va viento en popa para el ejército regular. El sábado los yihadistas se rendieron en dos localidades, Al-Tall y Jan esh Sheij, acogiéndose a la oferta de reconciliación del gobierno, según una información procedente de la web del periódico sirio Al-Watan.

El acuerdo consiste en que quienes no deseen regularizar su situación personal, pueden conservar sus armas ligeras, dejando las demás en manos del ejército, y largarse a sus países. Según la cadena Al-Mayadin, más de 1.000 salafistas armados han depuesto las armas en Al-Tall, una localidad a sólo 12 kilómetros de Damasco. La rendición se produjo cuando el ejército les rodeó, cortando cualquier posibilidad de retirada.

Según Al-Mayadin, la población de 700.000 habitantes de Al-Tall se lanzó en masa a la calle, exigiendo la salida de los grupos armados.

En Jan esh Sheij, a 26 kilómetros de Damasco, el jueves se alcanzó una tregua tras cuatro días de negociaciones. El sábado el diario Al-Watan aseguró que los salafistas ya habían empezado a deponer las armas. Se trata de un total de 2.000 milicianos que en dos días deben abandonar la ciudad en compañía de sus familiares para marchar hacia Idlib, al noroeste de Siria, de donde habían llegado.

Facebook se atribuye el papel que la Inquisición desempeñó en la Edad Media

Mark Zuckerberg, capitoste de Facebook
Como nos temíamos, en Estados Unidos el 44 por ciento de las personas consultadas afirma que su principal fuente de información cotidiana procede de Facebook. A su vez, el capitoste de la multinacional, Mark Zuckerberg, está actualmente en Pekín, tratando de firmar un acuerdo con el gobierno chino para reintroducir a su empresa en el mercado local, del que ha sido desplazado hace años.

Algunos informáticos, siempre tan despistados ellos, aseguran que el coste del acuerdo es hacer de chivato del gobierno chino, lo cual no es ningún coste: allá donde está Facebook cumple fielmente con su papel de perrito faldero y cotilla consumado, aportando a los gobiernos respectivos cuanta información se le solicita (y posiblemnte sin necesidad de que se lo soliciten). Lo que ocurre es que estos asuntos sólo son noticia cuando conciernen a China.

Radio macuto y el chismorreo, que los expertos llaman “hoax”, son algo consustancial a internet desde su origen, lo mismo que la intrusión en la vida privada de los usuarios que llevan a cabo monopolios, como Facebook, entre otros. Lo realmente nuevo es que con dicha excusa, los monopolios se han atribuido la ímproba tarea de cribar la verdad de la mentira, es decir, ejercer de censores de las noticias que circulan, exactamente el mismo papel que desempeñó la Inquisición, o lo que es lo mismo, la iglesia católica, en la Edad Media.

Siempre tenemos que tropezar con algún redentor que trata de evitar que nos equivoquemos, que nos informemos mal, que lleguen hasta nosotros noticias falsas, como la siguiente que circuló por las redes sociales durante la campaña electoral de Estados Unidos: “Han encontrado muerto a un agente del FBI sospechoso en el caso de las fugas de los correos electrónicos de Hillary Clinton”. La noticia procedía el diario Denver Guardian, que no existe.

Este tipo de bulos en las redes sociales le han servido a Obama para “explicar” en una rueda de prensa convocada en Perú, la “sorpresa” de la victoria electoral de Trump. Ha sido casi como una manipulación porque, en condiciones normales, alguien así nunca hubiera podido ser elegido presidente en un país como Estados Unidos, modelo y estandarte de la democracia.

Los monopolios informáticos, como Facebook, se sienten legítimamente preocupados por este tipo de fenómenos, que no se pueden repetir. Desde Perú Obama les ha propuesto que sólo circulen noticias verdaderas, auténticas, genuinas, debidamente etiquetadas con denominación de origen. Pero ahora ya no pueden recurrir a la hoguera, las ordalías y el enjuiciamiento de la conciencia. Esas antiguallas quedan para la Audiencia Nacional, último residuo mundial de la Inquisición en el que los fiscales preguntan a los acusados: “¿Qué intenciones tenía Usted cuando cantó esa canción?”

En absoluto. Facebook está pensando en algo mucho más moderno, eso que llaman “inteligencia artificial” de manera grotesca. Se trata de crear un algoritmo (pura matemática) capaz de discernir una noticia verdadera de una falsa entre todas las que circulan por la red. Es una pena que en la Edad Media la iglesia católica no contara con ordenadores para hacer lo mismo... Trump nunca hubiera podido ganar las elecciones.

La anunció Zuckerberg el viernes, mientras leía un manual de chino mandarín, un idioma que estudia con empeño desde hace tres años para convencer al gobierno de que ellos son buenos informadores; los mejores.

A la gilipollez esa de la “inteligencia artificial” Zuckerberg le añade, además, algo que también es característico sólo de la democracia al estilo gringo, que no existía en tiempos de la Inquisición: los juicios con jurado, es decir, que los usuarios se conviertan en soplones de las multinacionales para que puedan denunciar las noticias falsas, al tiempo que ejercen de jueces (juez y parte). Es una extensión del “Me gusta” (I like). Así se impide que los mensajes que no gustan a casi nadie anden por ahí circulando y corrompiendo la moral del mundo entero.

Facebook, o lo que es peor, un algoritmo matemático, deja de ser un instrumento de comunicación para convertirse en el tribunal de la comunicación, porque la misma ha de ser veraz siempre (de lo contrario mejor no comunicar nada, callarse). Por fin llega el momento de la verdad, o sea, del “trending topic” por obra y gracia de la... ¡matemática pura!

La política de distensión de ‘La Izquierda’ en Alemania

Sahra Wagenknecht
A los moscones como nosotros la mierda nos magnetiza. No lo podemos evitar. Por eso nos repetimos, resultamos pesados o, como se decía antes, somos “dogmáticos”. Es la explicación de que volvamos a hablar de nuestra amada Sahra Wagenknecht, la dirigente de Die Linke (La Izquierda) alemana, que simboliza como pocos el oportunismo en estado casi puro, el de toda la vida, una mezcla en la que a la vieja socialdemocracia alemana se le suman los indigestos “verdes” y los renegados de la extinta República Democrática Alemana.

La explicación de nuestro embobamiento no sólo está en la tradicional posición histórica del imperialismo alemán respecto a otros, especialmente Estados Unidos, sino al papel que los oportunistas siguen jugando en su interior, eso que Lenin llamaba “socialimperialismo” y del que Wagenknecht es uno de los mejores ejemplos.

Hace unos días el diario “Berliner Morgenpost” entrevistaba a la dirigente alemana (*) mientras paseaba en bicicleta por los paisajes idílicos del Sarre, en la frontera con Francia, algo muy alemán. El periodista empieza la entrevista con una pregunta típica de inicio de campaña electoral, comparando con mucha gracia a los dos dirigentes de La Izquierda, ella y Dietmar Bartsch, con Tom y Jerry.

Cualquier gacetillero hispánico hubiera empezado la entrevista de una manera muy distinta, con esa colección de tópicos que siempre empiezan así: el ascenso de la ultraderecha en Europa central, de las posiciones populistas y xenófobas como consecuencia de la crisis, la emigración y bla, bla, bla...

Pero lo que está ocurriendo, asegura Wagenknecht, es lo contrario: La Izquierda está en lo más alto de los sondeos desde 2013, a pesar de la fuerza de los nazis de la AfD (Alternativa por Alemania). En Alemania la pobreza crece, dice Wagenknecht, “la gente no alcanza a vivir de su trabajo y cada vez más ancianos padecen la humillación de la pobreza”.

En medio de una larga parrafada sobre pobreza, impuestos y seguridad social, sin que el periodista se lo pregunte, nuestra Wagenknecht suelta lo que estábamos esperando leer: “En política exterior Alemania debería volver a su política tradicional de distensión”. Hemos acudido a varios diccionarios para comprobar que hemos traducido bien “Entspannungspolitik” por política de distensión precisamente, pero la propia Wagenknecht lo aclara a preguntas del periodista: “¿Qué entiende Usted por distensión?”

La respuesta es: “Buscar un equilibrio de intereses en lugar de participar en la escalada de conflictos por el rearme y la guerra”. Luego sigue una explicación tópica sobre la “guerra contra el terrorismo” que ha tenido efectos contraproducentes, reconoce, o sea, que ha creado y reforzado el terrorismo que se pretendía combatir, incluso en Alemania. “Sacar al ejército de Afganistán y Siria sería el mejor medio de asegurar nuestra seguridad”, concluye, una tesis que la vieja socialdemocracia califica como “no gubernamental” o impropia de un partido que aspira a gobernar o a formar parte de un gobierno. Si las posiciones entre ambas organizaciones estuvieran tan enfrentadas, como parece, no sería posible un gobierno de coalición.

Wagenknecht califica la postura del SPD como “decrépita” y contraria a la Constitución. Recurre al olvidado Billy Brandt, dirigente de la socialdemocracia alemana en la posguerra, para describir la “tradicional” política exterior alemana: durante 40 años los soldados alemanes no habían salido del interior de las fronteras. “La Izquierda no sostendrá jamás el esfuerzo militar del ejército” en esos países, afirma Wagenknecht. “Alemania no se defiende en Mali, ni en Afganistán, ni en Siria”.

Estamos completamente de acuerdo con Wagenknecht. Ya sólo queda que cumpla con su palabra si tiene que firmar un acuerdo de gobierno con la socialdemocracia “decrépita”.

No será así, y que conste que aquí nos gusta equivocarnos.

(*) http://www.morgenpost.de/politik/article208749265/Wagenknecht-warnt-SPD-vor-Gabriel-als-Kanzlerkandidat.html

domingo, 27 de noviembre de 2016

Manifestación en Pamplona por la muerte de un senegalés detenido por la policía

Ayer sábado cientos de personas se manifestaron en Pamplona convocadas por la comunidad senegalesa de Navarra para pedir el esclarecimiento del fallecimiento de un compatriota en la comisaría de la Policía Nacional.

La marcha partió pasadas las 18.00 horas de la tarde, precedida de una pancarta en la que se leía “Las vidas negras importan. Bizitza da handiena”, de la Plaza del Castillo y recorrió la avenida Carlos III hasta Merindades, donde regresó por la misma ruta de vuelta a la Plaza del Castillo.

En declaraciones a los periodistas, Madou Faye, que ha ejercido de portavoz de la comunidad senegalesa, señaló que se sienten "muy dolidos porque era nuestro compañero". "Ha pasado un mes" desde su fallecimiento en comisaría y "no se ha movido nada". "Queremos saber por qué murió", insistió.

Existen varias versiones sobre lo sucedido, pero un testigo que no ha querido identificarse ha relatado que le detuvieron en la calle Marcelo Zelaieta y que desde la inmovilización hasta su traslado a comisaría pasaron unos 15 minutos con el detenido sujeto en el suelo por cinco policías.

La Policía Nacional cuenta un chiste que ya hemos oído muchas veces: el detenido se resistió duramente a su detención y al trasladarle a comisaría un policía “se dio cuenta de que no respiraba”.

Sin embargo, dos testigos que presenciaron en directo la detención aseguran que la Policía se llevó al detenido ya inconsciente. Explican que dos policías de paisano dieron el alto a Ndiaye, que iba en moto y preguntó por qué lo paraban. El policía insistió en que se identificase y el joven respondió que por qué lo tenía que hacer.

La tensión creció hasta llegar a las manos. Ndiaye se resistió y los tres acabaron en el suelo. Al llegar al final de la escena en la calle, la versión cambia. La policía dice que, una vez en el coche, se mostró menos agresivo. La versión de los dos testigos es otra: "Cuando llegaron los otros policías lo inmovilizaron en el suelo sin problema. Durante un rato pudimos oír los gritos de dolor del chico, pero de repente, en un momento, se calló. Cuando lo subieron al coche estaba ya inconsciente, como muerto".

Cinco policías levantaron a pulso al detenido para introducirlo en el coche. En un vídeo se puede ver el instante en el que seis policías tienen reducido a Ndiaye. También se escuchan, en cierto momento, sus gritos.

La rusofobia vuelve a estar en primer plano

Giulietto Chiesa
El año pasado ya publicamos una entrada ‘El origen de la fobia contra Rusia’ comentando el libro del político suizo Guy Mettan en el que analizaba la rusofobia, remontándola a los tiempos de Carlomagno, nada menos. No era el único. Dominic Basulto escribió otro con el mismo título que no tuvo tanta difusión.

La rusofobia forma parte ya de lo más cutre de la subcultura burguesa. Ahora un político revisionista italiano, Giulietto Chiesa, vuelve sobre el mismo asunto. Chiesa fue corresponsal de los diarios italianos L’Unitá y La Stampa en Moscú, así como diputado del Parlamento europeo. Es un amigo muy amigo de Gorbachov, con quien fundó el World Political Forum. Actualmente colabora en la Red Voltaire y es un comentarista asiduo en las cadenas rusas de televisión.

Acaba de escribir Rusofobia 2.0 sobre este fenómeno siquiátrico que se ha expandido por el mundo como un virus patógeno, que se ha demostrado capaz de alterar el funcionamiento de las neuronas. Sin embargo, a pesar de que se conocen numerosos antídotos capaces de frenar su propagación, los remedios no se venden en las farmacias.

El vector que transmite el contagio son los medios de comunicación, especialmente las televisiones, pero ellos no son más que lo que sus nombres indican: medios, intermediarios. El verdadero origen del virus es la política iniciada por Putin desde su llegada al Kremlin en 1999, que ha alcanzado su cénit en 2014 tras el golpe de Estado fascista en Ucrania y la posterior Guerra de Siria.

Es el mayor fracaso de la medicina científica que se conoce desde los tiempos de Hipócrates. Con Rusia los medios de comunicación hacen vudú, auténticos sortilegios en los que una serie de palabras mágicas (Putin, Kremlin, Moscú) desempeñan el papel de chivos expiatorios.

Por lo demás, a medida que demonizan a Rusia, hay quien la tiene por un baluarte de la lucha contra el imperialismo, lo cual tampoco ayuda demasiado a la medicina científica. Rusia ni quiere ni puede sacar las castañas del fuego a nadie, a ningún país ni a ningún movimiento antimperialista.

Los hay también que, como el propio Chiesa, quieren lo mismo que quiere Rusia, un mundo multipolar, es decir, un imperialismo sin hegemonía en el que en lugar de una única potencia hegemónica haya un puñado de ellas, algo así como lo que se logró en 1945 al crear el Consejo de Seguridad de la ONU, donde cinco países, entre ellos la URSS, tenían un asiento permanente y un derecho de veto.

Es algo que no debería sorprender en absoluto. Mientras el imperialismo exista, habrá fuerzas que se opongan y luchen en su contra. De la misma manera, dado que el imperialismo conduce a la hegemonía, también habrá quienes se opongan a ella, aunque no sepan muy bien los motivos y crean que puede existir un capitalismo sin imperialismo, un imperialismo sin hegemonía, y así sucesivamente.

No es la primera vez, ni será la última, que alguien se lamenta de las consecuencias del capitalismo, pero no del capitalismo mismo. Las confusiones posibles están siendo numerosas, como se puede comprobar a diario en los medios que se pretenden “alternativos”, normalmente por la intervención de una moralidad subconsciente acerca de lo bueno, lo malo y lo menos malo, que es típica de las culturas cristianas. “No es que la política rusa se pueda calificar de buena, pero en comparación con Estados Unidos, es mejor, o es preferible”, dicen algunos.

Otras veces, sobre todo si se refieren a personajes demonizados, como el propio Putin, los intentos de explicación se interpretan como intentos de justificación.

En fin, hay quien, como consecuencia de aversiones recónditas, cree que de los malos de la película nunca se puede obtener nada bueno. Así es posible que todo lo que diga Putin sea mentira... precisamente porque lo dice él. ¿Qué otra cosa cabe esperar de alguien así?

Lo bueno de todo esto es que el sicoanálisis vuelve al primer plano.

Google crea un algoritmo capaz de leer los labios

Analizando miles de horas de programas de televisión de la BBC, los científicos han entrenado a una red de neuronas digitales para transcribir conversaciones a través de secuencias de vídeo con una precisión cercana al cincuenta por ciento, según The Verge (1). En otras palabras: los programas informáticos son capaces de entender y descifrar los movimientos de los labios humanos, o al menos, la mitad de los mensajes.

El porcentaje no impresiona si lo comparamos con la transcripción de un audio, pero la comparación hay que hacerla con la capacidad humana para descifrar el movimiento de los labios, que sólo alcanza a un 12,4 por ciento.

Este programa lo han implmentado los investigadores de DeepMind, una empresa británica especializada en inteligencia artificial que ha comprado Google y que se destacó en octubre del año pasado por crear un algortimo capaz de vencer a un ser humano al Juego chino tradicional de Go por primera vez (2).

DeepMind se ha apoyado en trabajos previos de la Universidad de Oxford, gracias a los cuales los científicos desarrollaron el programa LipNet para leer los labios, que en las pruebas mostró una precisión del 93,4 por ciento cuando los seres humanos apenas sobrepasaban la mitad.

Pero LipNet no se probó más que para secuencias grabadas especialmente con ese fin por voluntarios que sólo pronunciaban fórmulas específicas. Por el contrario, el programa DeepMind, conocido por “Observa, escucha, asiste, subraya”, se ha probado con secuencias más exigentes, transcribiendo conversaciones naturales, no escenografiadas, obtenidas de emisiones políticas difundidas en la BBC.

No obstante, hay una diferencia importante entre la transcripción de imágenes televisadas a alta resolución y la de vídeos mal definidos que contienen pocas imágenes, pero la programación informática (mal llamada “inteligencia artificial”) ya está en ese camino.

Las aplicaciones posibles son muy amplias, pero The Verge ya teme que el programa se utilice con fines de control y vigilancia policial a distancia.

(1) http://www.theverge.com/2016/11/24/13740798/google-deepmind-ai-lip-reading-tv
(2) http://www.nature.com/nature/journal/v529/n7587/full/nature16961.html

sábado, 26 de noviembre de 2016

Ha muerto Vano Mikoyan, diseñador del mítico avión de combate soviético MiG

Vano Mikoyan, ingeniero aeronáutico soviético
A la edad de 89 años falleció ayer en Moscú Vano Mikoyan, diseñador del legandario avión de combate soviético MiG, junto a Gurevich, de cuya asociación procede el acrónimo MiG. Su última creación fue el MiG-29, dedicado a la exportación a los países del Tercer Mundo.

Mikoyan era hijo de un conocido dirigente del Partido bolchevique y desde los 26 años empezó a colaborar con su tío Artem Mikoyan en el estudio de ingeniería aeronáutica Mikoyan-Gurevich, del que llegó a convertirse en director.

Uno de sus mejores proyectos fue el MiG-29 Fulcrum, un bimotor de 1977 que se puso en activo seis años después. A diferencia de todos los demás aviones, como el Mirage 20000, el MiG-29 no dispone de aparatos electrónicos de vuelo.

La URSS vendió aproximadamente unos 1.600 aviones MiG-29 a más de 40 países, especialmente del Tercer Mundo. El último diseño fue el MiG-35 que en 2014 se convirtió en el avión de referncia de las fuerzas aéreas rusas.

Mientras el MiG-29 se diseñó para la superioridad aérea y el combate aire-aire contra otros aviones caza, el MiG-35 es polivalente, capaz de atacar a tierra, similar a los F-15 de McDonnell Douglas y el F16 de Lockheed Martin, aunque mucho más barato.

El MiG-35 fue presentado con éxito en el show Aero-India en 2007, en donde realizó nuevas maniobras acrobáticas por experimentados pilotos de prueba que sorprendieron a sus diseñadores, al público y los medios de comunicación. A pesar de que pesa un 30 por ciento más que su antecesor, el MiG-29, el MiG-35 es muy maniobrable, pudiendo deternerse en el aire, girar sobre su propio eje y disparar hacia atrás. 

Lo mismo que los Sujoi de la Marina de Guerra, los MiG-35 pueden realizar la “Cobra de Pugachev”, una complicada maniobra de vuelo, nombrada así por el piloto de pruebas de la agencia de diseño OKB Sujoi, llamado Victor Pugachev, que la pudo realizar por primera vez en París en 1989, pilotando un Sujoi-27.

Sin embargo, la política de combate aéreo, tanto en la época sovietica como en la rusa, concede primacía al piloto por delante del aparato. Tiene en cuenta el factor personal, el adiestramiento, la experiencia y la capacidad para sacar el máximo rendimiento de la aeronave.

El dinero, las amistades y los intereses de Trump en Oriente Medio

Durante la campaña electoral, Trump se vanaglorió de que, a diferencia de Hillary Clinton, él se constituiría en un baluarte de lucha contra el terrorismo en Oriente Medio cuando llegara a la presidencia, bombardearía implacablemente al Califato Islámico, volvería a desplegar entre 20.000 y 30.000 soldados en Irak y prohibiría la importaciçon de petróleo procedente de Arabia saudí si los jeques continuaban apoyando a los salafistas.

“¿Quién voló las Torres Gemelas? No fueron los irakíes sino los saudíes. Mire a Arabia saudí, abra los archivos”, declaró a Fox News. Pero detrás de las palabras están los hechos, que dicen algo muy distinto: a lo largo de su campaña electoral, Trump creó ocho nuevas empresas en Arabia saudí. Es propietario o director de THC Jeddah Hotel Advisor y DT Jeddah Technical Services Advisor, empresas relacionado con un proyecto hotelero en el Golfo Pérsico.

Al mismo tiempo que creaba sus empresas, en una reunión convocada en Alabama, Trump reconocía que se entendía con “todos los saudíes. Me compran apartamentos. Gastan 40 millones de dólares, 50 millones de dólares. ¿Debo detestarlos? Los quiero mucho”.

Los vínculos de negocios de Trump con los saudíes son antiguas. Tres meses antes del 11-S, Trump vendió el piso 45 del Trump World Tower a Arabia saudí por 4,5 millones de dólares. A pesar de ello, utilizó la intervención saudí en los atentados terroristas de 11-S para desacreditar a sus adversarios.

Rudy Giuliani, uno de quienes optan al cargo de Secretario de Estado, ha dicho que Hillary Clinton debía disculparse públicamente ante los estadounidenses por haber aceptado donaciones saudíes. “Me gustaría verla excusarse por el dinero que la Fundación Clinton ha aceptado, procedente de Arabia saudí, donde las mujeres no pueden conducir. Me han dicho que [Clinton] es feminista, ¿y acepta dinero de un país en el que las mujeres no pueden conducir?”, preguntó Giuliani.

Pero el antiguo alcalde de Nueva York es un capataz remunerado de la Organización de los muyaidines del pueblo iraní, organización para la que en 2012 hizo campaña con éxito a fin de que fuera borrada de la lista grupos terroristas extranjeros del Departamento de Estado.

A Giuliani los muyaidines le han pagado varias veces por pronunciar conferencias en nombre del grupo en 2011 y 2012, cuando aún estaba en la lista de grupos terroristas, lo que está prohibido por la legislación de Estados Unidos, ya que no se ha inscrito como agente de intereses extranjeros en Estados Unidos.

El futuro consejero de seguridad nacional, el general Michael Flynn, que fue director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa, es decir, del Pentágono, firmó un contrato con una empresa holandesa que servía de testaferro de otra turca muy cercana de Erdogan. El año pasado, la empresa de Flynn, Flynn Intel Group, firmó un acuerdo de “lobbying” con Inovo BV, una empresa pantalla de Inovo Turkije. Ambas empresas fueron creadas por Ekim Alptekin, un testaferro de Erdogan que preside el Consejo de Negocios turco-americano, que a su vez es una sección de la Comisión de Relaciones Económicas Internacionales de Turquía, cuyos miembros designa el Ministerio de Economía y la Asamblea nacional de Turquía.

En ejecución de las obligaciones derivadas el contrato, Flynn escribió un artículo afirmando que el golpe de Estado del 15 de julio en Turquía estaba dirigido por el clérigo Fetullah Gülen y alabando la represión que Erdogan emprendió con posterioridad al mismo.

Tampoco Flynn se ha inscrito como agente de intereses extranjeros en Estados Unidos, por lo que su actuación es ilegal.

En agosto de 2012, cuando dirigía la DIA, Flynn recibió informes sobre el apoyo de Turquía y los Estados del Golfo a “la insurrección de Siria” y a Al-Qaeda en Irak. La DIA advirtió que la continuación de dicho apoyo conduciría a la creación de un “principado salafista” en el este de Siria y, eventualmente, la declaración de un “Estado islámico” en Irak y en Siria. En las entrevistas que mantuvo tras este informe, Flynn confirmó que sus términos eran exactos.

También Trump tiene intereses propios en Turquía. Ha cobrado más de 10 millones de dólares por ceder el uso del nombre a un rascacielos de 40 pisos, el Trump Towers de Sisli, en Estambul.

La empresa pública Qatar Airways ha alquilado un espascio en uno de los rascacielos de Trump en Nueva York, donde tiene su cuartel general. Además tiene un gran proyecto inmbiliario en los Emiratos Árabes Unidos. El año pasado su holding indicó a Hotelier Middle East que su cadena de hoteles de lujo, Trump Hotel Collection, tiene previsto construir más hoteles en Dubai, en Abu Dabi, en Qatar y en Arabia saudí.

El capital manda. Como tantos otros, Trump y su equipo detestan a los musulmanes, pero no a su dinero. Impedirían la llegada de las personas pero nunca la de los réditos.

Siria es la clave del proyecto imperialista para dislocar Oriente Medio

Makram Khoury-Machool

El comportamiento del bloque anti-Siria, alineado con la OTAN, es ahora [2012] suficientemente evidente para entender mejor lo que está sucediendo. Por un lado tenemos operadores políticos tales como el grupo ad-hoc “Friends of Syria”, y, por el otro, dos personalidades árabes, ambos ministros de dos emiratos del Golfo.

El primer grupo incluye la los dirigentes de la OTAN, con un apenas disfrazado plan de Israel concebido por gente como Bernard Henry Lévy. Más que amigos de Siria, estos personajes están claramente trabajando para asegurar sus propios intereses financieros, dentro, fuera y a través de Siria. Los dos políticos árabes son los ministros de Exteriores de Arabia saudí y Qatar. Han declarado que las fuerzas que actúan violentamente contra el Estado sirio debieran ser armadas y financiadas. En pocas palabras, las reuniones de los denominados “Friends of Syria” son probablemente una “moderna” versión de aquellos encuentros dirigidos por el virrey Lord Curzon quien, en 1903, se dirigió a los “jefes de la Costa Árabe” a bordo del “HMS Argonaut” en Sarjah (Emiratos Árabes Unidos).

Los qataríes y los saudíes dan apoyo financiero a los “rebeldes” para armas, pagos a mercenarios y soldados y organización logística de los ataques en Siria. Todo ello añadido a su apoyo con telecomunicaciones, tácticas de combate y asesoramiento militar estratégico. Nada sorprendentemente, los consejeros militares occidentales, que operan para los grupos tras las bambalinas, no figuran en ningún medio. Los Estados vecinos también proporcionan ayuda geográfica a los grupos armados, con Jordania proporcionando el paso de mercenarios desde Libia, y Turquía actuando como la base militar del norte para las operaciones.

Turquía se ve comprometida por su deseo de alinearse con la línea saudita-suní, respaldada por la OTAN, y por su temor a que una Siria desmembrada llevaría a promover la autonomía kurda. En su visión, esto podría suponer la unión de los kurdos con los kurdos sirios e iraquíes y llevar a Turquía a una guerra civil y a la posible separación del Kurdistán de Turquía y a la creación de un Estado kurdo.

El sueño hegemónico de Israel

Por su parte, Israel ha planificado durante décadas, como parte de su estrategia para dominar el Oriente Medio y el Mediterráneo, debilitar Siria a fin de continuar su ocupación de los Altos del Golán, y controlar recursos hídricos. Esencialmente, Israel quiere ser la principal potencia económica y militar en la región y, efectivamente, del debilitamiento de Siria bien puede surgir como el principal ganador, aunque solo sea a corto plazo.

Mediante sus orquestadas campañas en medios durante décadas a su propio público, Israel ha construido un concepto de Siria como si fuera la mayor amenaza a su existencia en el mundo árabe. Razonablemente, el vacío gubernamental que pueda crearse en Siria puede ser llenado por grupos similares a Al-Qaeda, proporcionando suficiente justificación a las acciones de Israel (contra Siria, contra Irán) y apoyaría la idea de un conflicto entre un civilizado y democrático Israel y los salvajes islamistas.

Pese a las amplias diferencias entre Siria y Libia, el destino de la primera pudiera ser similar al libio en términos de intervenciones extranjeras directas, si Rusia y China no se opusieran firmemente a tales acciones en la Naciones Unidas, en donde se ha dado una cooperación consistente entre las dos. Pese a los orígenes de las relaciones chino-soviéticas se remontan a los días de la Revolución Socialista de 1917, parece que, incluso dos décadas después del desmantelamiento del bloque del Este, la Federación Rusa y la República de China están siguiendo, más que nunca, lo que Mao aconsejó en su discurso “Como ser un auténtico revolucionario”, el 23 de junio de 1950. En el mismo, Mao decía que en la esfera internacional “debemos unirnos firmemente con la Unión Soviética” (Obras Escogidas, Volumen V, página 39). La ideología compartida, la visión mundial, los intereses económicos y los intereses en el campo energético han unido a Rusia y China más aún respecto al conflicto sirio.

Qatar quiere desplazar a Rusia de los mercados petroleros

La producción mundial de petróleo está encabezada por Arabia saudí con Rusia en segundo lugar, Estados Unidos en tercero, seguidos de Irán y de China. En términos de reserva, encontramos que los primeros diez Estados son Venezuela, Arabia saudí, Canadá, Irán, Irak, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Rusia, Kazajstán y Libia. Rusia es el mayor productor de gas en el mundo, del que depende Europa. En producción mundial de gas, si excluimos Estados Unidos y Canadá debido a su distancia geográfica, Irán está en segundo lugar y Qatar el tercero. Por reservas Rusia es el número uno, con Irán y Qatar en cuarto lugar y Arabia saudí en sexto. Con la vecina Arabia como uno de los diez primeros productores de gas en el mundo, está clara la causa de que los intereses exportadores de Qatar y Arabia sean especialmente importantes, y estas listas debieran darnos una idea clara de las alianzas que han formado respecto al conflicto sirio.

Arabia saudí y Qatar (que, en diferentes circunstancias, hubieran sido un único Estado y aún pueden experimentar una reorganización geográfica) son sunnís, y ambos tienen intereses económicos. La codiciosa búsqueda de Qatar de contratos para el gas libio y suministros de petróleo explican su acuerdo con la OTAN para atacar Libia, su participación simbólica en los ataques aéreos y su apoyo a los rebeldes para establecer una presencia en los medios.

La meta de Qatar es exportar su gas a Europa, competir con los rusos y ganar importantes detalles políticos. Para que la exportación del gas qatarí a Europa sea factible y competitiva, debe existir un gaseoducto a través de Siria. Como veterano aliado de Rusia y con los precedentes de numerosos acuerdos que se remontan a la era de la URSS, es improbable que Siria que nada amenace la desestabilización de los intereses rusos en su último bastión estratégico en el mundo árabe. Esa es la principal razón por la que Qatar y Arabia saudí están apoyando la lucha de la oposición para derribar el gobierno sirio.

Siria se convierte rápidamente en una caja de Pandora, de la que regresan todas las crisis históricas de los últimos 120 años. Comienzan con la guerra ruso-turca de 1877-1888, la guerra ruso-japonesa de 1904, la Primera y la Segunda guerra mundial y la Guerra Fría. Normalmente, para que una superpotencia surja se tarda 2 ó 3 décadas. A Estados Unidos les llevó casi 25 años surgir como superpotencia, desde 1890 hasta el final de la Primera Guerra mundial. Tras la muerte de Lenin en 1924, la URSS era el enfermo de Europa. En 1945, tras la Segunda Guerra mundial y bajo Stalin, emergió como superpotencia. Tras Gorbachov, Rusia cesó de serlo y aparentemente la Guerra Fría terminó. En solo dos décadas, Putin ha puesto fin al sistema unipolar y un nuevo mundo bipolar está surgiendo, como si la Guerra Fría nunca hubiera terminado.

Un detenido examen del sistema político sirio revela que Bashar Al-Assad es, efectivamente, un reformista. Sin embargo en Siria, como en cualquier otro Estado, hay facciones inmersas en luchas de poder y estas y los necesarios procesos de socialización tardarán algún tiempo en mostrar sus resultados. Como Assad dijo, mientras firmar una nueva ley solo lleva un par de minutos, cuesta mucho más tiempo educar a la gente en la absorción y la participación en llevar a cabo los nuevos valores que las leyes albergan. Las descripciones de estas nuevas normas por parte de las élites dirigentes occidentales como si fueran algo que nace de los árboles es un acto definitivamente inmoral y falto de utilidad.

Siria era el último Estado árabe secular, socialmente cohesionado y basado en una total ideología secular. Pese a su entorno geopolítico volátil (Líbano, Turquía, Israel, Jordania e Irak), los ciudadanos sirios vivían de forma segura bajo su secularismo árabe. Siria incluye un especial tipo de pluralismo y multiculturalismo, combinado con una tolerancia religiosa y una existencia pluralista. Esto se demuestra por la coexistencia de una iglesia, una mezquita, un bar y la coexistencia igual de mujeres con o sin velo. De hecho, el proceso de reformas comenzado en Siria es más avanzado que cualquier otro proceso que haya tenido lugar en un país árabe. Incluye la eliminación de leyes de emergencia, implementación de leyes sobre partidos, elecciones, medios y la aprobación de una nueva Constitución que incluye la eliminación del artículo sobre el poder único del partido Baaz. Tales reformas son parte de de un auténtico proceso político que llevará tiempo. Sin embargo, este proceso de reformas ha sido total e intencionadamente saboteado por fuerzas que incluyen gobiernos occidentales actuando contra el Estado sirio. En las últimas décadas, y especialmente desde el 11-S, Occidente ha estado difundiendo la idea de que el terrorismo islamista amenaza su estilo de vida secular. Sin embargo, los sunníes, técnicamente la mayoría religiosa en Siria, contienen amplios segmentos que no son menos seculares que cualquier otra sociedad occidental.

De esta forma, pese al evidente derecho de los sirios a defender su forma de vida secular, el propósito del Oeste es desmantelar el Estado sirio, alterar la estructura de poder, y crear nuevas entidades demográficas tales como una confederación de los kurdos sirios e iraquíes, que en el momento actual es la pesadilla de Turquía. Otras áreas específicas podrían quedar despobladas, que serviría, como se ha hecho con los drusos, para repoblarlas con cristianos sirios y tal vez cristianos del Líbano. Otros cristianos podrían abandonar el Levante, igualmente. Los alauitas podrían disponer de otro Estado, ligado tal vez con Irán.

El plan consiste en destruir el moderno estado árabe de Siria, que surgió tras la Primera Guerra mundial y en la década de los 40, y, en donde sea posible, establecer nuevos Estados religiosos (similares al Estado judío de Israel). De esta forma, el poder árabe y, junto con él, la ideología panarabista de Michel Aflaq y Antun Sa’ade (ambos cristianos árabes) y de Nasser en Egipto, desaparecería. Este proceso comenzó cuando, en el Egipto bajo Sadat de 1978 y 1979, se firmó el tratado de paz con Israel, continuado por la destrucción del Líbano en 1982, la segunda intifada en 1987 y el asedio económico a Irak en 2003. Fue seguido de la toma del petróleo y gas de Libia en 2011. Por tanto, en orden a mantener la hegemonía de “US-Rael”, Occidente necesita alinear a los Estados a lo largo de líneas sectarias (sunníes contra chiítas) en vez de estar alineados sobre el panarabismo. Este proceso fue potenciado tras la ocupación de Irak y el derrumbamiento del partido Baaz.

En la práctica, lo que ahora está sucediendo en el mundo árabe es una “rectificación” del acuerdo Sykes-Picot de 1916, cuando las principales potencias coloniales, Gran Bretaña y Francia delimitaron las fronteras de los actuales estados árabes e instalaron sus propios agentes árabes. Estos planes neocoloniales en marcha incluyen medidas para constituir uno o más partidos árabes que luchen contra el régimen sirio y mantener esa lucha hasta la desmembración y fractura en dos o tres Estados, basados en criterios sectarios. Y de esa forma las élites coloniales pueden seguir apoderándose de riquezas porque, después de todo, la mentalidad imperial no ha cambiado en nada.

Los agentes del imperialismo sobre el terreno

Dado que las potencias occidentales no pueden conseguir esto por sí solas, necesitan agentes tales como Qatar en Libia y Arabia saudí, Qatar y otros en Siria. Estos agentes son las interesadas y antidemocráticas monarquías sunníes, que instrumentalizan el islam sunni para apoyar el fanatismo contra otros árabes, otros musulmanes y no musulmanes (cristianos, árabes, chiítas y drusos). Estos árabes con acceso a la élite económica global (por ejemplo, la familia real saudí y los qataríes con otras élites europeas y norteamericanas) son, con diferencia, las élites dirigentes en el Golfo de Arabia o bien sus protegidos. Ellos son los que introducen cuñas entre las diversas fracciones y magnifican y utilizan la jugada de la carta sunní con los sunníes turcos no árabes contra Siria. No es ninguna sorpresa que estuvieran confabulados con las potencias occidentales al servicio de Israel. De otra manera sería evidentemente difícil explicar que el régimen más autoritario del mundo Arabia saudí, esté actuando contra Siria intentando dar lecciones de democracia, algo en lo que Arabia saudí no está muy ducha.

Las campañas negativas y orientalistas contra Siria del pasado año [2011] con el respaldo financiero de algunos países del Golfo han oscurecido de forma consciente elementos definitorios, como su secularismo, algo con lo que las sociedades occidentales se sienten identificadas de forma natural. La importancia de la ideología ampliamente secular del Partido Baaz, que garantizaba como mínimo las libertades privadas, se ha mantenido oculta. A ello hay que añadir el hecho de que por ejemplo Daoud Rajhah, el ministro sirio de Defensa asesinado, era cristiano, como lo era el Dr. Nabil Zughaib, el recientemente asesinado, junto a su familia, director del programa sirio de misiles.

Los anteriores ejemplos de ocultación de hechos son razonablemente debidos a la alianza de Siria con Rusia, que es el lado “malo”. Esta relación entre Siria y Rusia lleva en curso cinco décadas. Además, Siria es la franja suave (alauíta/chiítas/seculares) entre los objetivos de la OTAN, el chiíta Irán y el chiíta Hezbollah en el Líbano. Mientras a los ojos cortoplacistas de Israel, el principal obstáculo para su dominación es Irán (así como Hezbollah, Siria, y anteriormente Hamas) Siria es ahora, por tanto, el objetivo. Por tanto, está siendo castigada, así que la totalidad de ese metafórico conjunto pudiera ser la disolución.

El papel de Hamas

¿Pero cuál es aquí lo relevante de Hamas? Hasta que ganaron democráticamente las elecciones de 2006 (casi dos años después del asesinato de Yaser Arafat), y un año más tarde organizara un golpe contra la Autoridad Palestina controlada por Fatah en la franja de Gaza, Hamas era un movimiento de resistencia apoyado por Irán, Damasco y Hezbollah. Si Irán es la “cabeza” metafórica y Hezbollah y Hamas las dos piernas, Siria ha sido el “vientre”, o el “corazón” y los “pulmones” de este cuerpo de resistencia. Pero desde que dirige la Franja de Gaza, ha cesado de ser un movimiento de resistencia y se ha institucionalizado. Aquí, Israel (y Sharon en particular) tuvieron una victoria táctica. Sin apenas coste, Israel se retiró de la Franja de Gaza, manteniéndola bajo asedio, atacándola a voluntad y dando las llaves a los prisioneros (Hamas) de la mayor prisión al aire libre de la tierra. Y todo esto sucedía sin que Hamas se diera cuenta de lo que estaba pasando. Tal vez algún pensamiento de que el nombre se endulzaría y, en vez de presión, pudiera ser “emirsón” (emirato/prisión).

En la primera mitad de 2012, los dirigentes de Hamas dejaron Damasco, en donde estaban sus cuarteles generales, y actualmente se mantienen discretos, evitando apoyar al gobierno sirio, un gobierno que los ha estado apoyando durante más de dos décadas. Con la victoria de los Hermanos Musulmanes en Túnez y Egipto, y su ascenso en Libia, Hamas parece ahora tener nuevos y poderosos patrones, en países en donde pueden actuar desde unas posiciones más poderosas. Los líderes de Hamas, tanto en la diáspora como en la Franja de Gaza, han sido invitados por el recientemente electo presidente de Egipto para unirse a los Hermanos Musulmanes (su organización nodriza) como iguales. Lo que hasta ayer parecía ser un movimiento de resistencia (aunque algunos aleguen que nunca fueron revolucionarios, al contrario que otras facciones palestinas izquierdistas, tales como el PFLP, el DFLP, etc.) forma ahora parte del tejido de una alianza musulmana sunní, que ha empezado a actuar bajo el ala de la OTAN.

A los orientalistas occidentales les gusta imaginar lo que necesita suceder para que sus intereses en Oriente se realicen. Comienzan etiquetando el mundo árabe como “Oriente Medio”, como si fuera sólo un marcador geográfico colocado solo con relación a donde ellos se encuentran. Para asegurar sus robos planeados, inventan términos para confundir y justificar sus acciones militares cubiertas y abiertas. Sin embargo, sus servicios de seguridad o inteligencia siempre fallan en las predicciones del mundo árabe, tales como la Intifada de 1987 y el golpe de Hamas en 2007. Pero sus élites superficial e ignorantes no dejan de fabricar nuevos nombres y procesos, el último de los cuales es bautizar a lo que empezó en Túnez como la “Primavera Árabe”.

Lo que sucede en algunos Estados y en el mundo árabe no es ninguna “primavera”: es un proceso reaccionario que rebotará, como Estados Unidos experimentaron en Afganistán, en donde crearon y apoyaron a los mismos yihadistas contra los que combatieron más tarde. Estados Unidos e Israel han estado intentando llegar a acuerdos con los islamistas en los gobiernos, de cara a controlar a las masas. No es la primera vez que los estrategas políticos han intentado usar la religión para evitar el caos y defender sus intereses económicos. Es similar a lo que Maquiavelo describió basándose en el relato del historiador romano Tito Livio Patavinus, del 59 AdC al 17 dC. (quien escribió libros sobre la fundación de Roma) cuando subtituló un capítulo así: “Como los Romanos emplearon la religión para reordenar la ciudad y ejecutar su proyecto para detener los tumultos”.

De la misma forma, las campañas contra Siria buscan convencer al público (la “plebe”) del temor a la religión en vez de la obediencia sus actuales líderes árabes. Es la causa de que, a pesar de las protestas censuradas en los tres reinos árabes (Arabia saudí, Marruecos y Jordania), el mundo difícilmente ha podido ver (a causa de la censura, el aislamiento y la falta de atención de los medios occidentales) ninguna protesta substancialmente comparada a las de las repúblicas árabes. Una de las causas era que no había nadie para promover campañas bien financiadas y pagar las amplias sumas requeridas. (Tal vez con la excepción de Bahrein, y la posible influencia de Irán). Sin embargo, nada garantiza que una campaña contrahegemónica no tuviera éxito en estas monarquías árabes).

La acumulación de capital en los Estados del Golfo

Tras derrotar al rival clan Al-Rashid en 1921, la familia Al-Saud tiene el poder en la mayoría de la península arábiga. Su importancia regional se debe también al control de los lugares sagrados de la Meca y Medina, y su uso y alianza con el wahabismo, así como sus recursos petrolíferos y minerales. Sin embargo, los factores religiosos y económicos son evidentemente complejos y entrelazados, y abarcan una amplia red social. Esta combinación puede expresarse en lo que yo llamo “La ética saudí, el billete espiritual”, algo parecido a las tesis de de la ética protestante de Weber, que estaba tras la cumulación de riqueza en la Europa del norte.

Mediante la acumulación de capital en los Estados del Golfo en los años 70 (controlados por los angloamericanos mediante tratados que llevaron a un amplio número de árabes a ser bien económicamente dependientes (mediante los empleos en el Golfo), bien espiritualmente dependientes mediante el control de medios árabes, el boom del petróleo creó una nueva estratificación social en el mundo árabe. Como resultado, algunas sociedades árabes han sido dependientes y han tenido que aceptar la autoridad de la familia saudí y sus clanes. Estas élites son parte de las élites económicas dueñas de mayoría de valiosos proyectos energéticos, activos y propiedad en Occidente, incluyendo Harrods, equipos de fútbol, propiedades en los Campos Elíseos y sociedades con Rupert Murdoch, por mencionar solamente unas pocas.

El reciente descubrimiento de que los árabes quieren libertad está principalmente favorecido por algunos medios informativos árabes y occidentales, que son en sí mismos extensiones de políticas que tienen sus propios objetivos económicos, estrategias y tácticas. Las campañas en los medios, dirigidas por neoconservadores capitalistas, sionistas tales como Bernard-Henri Levy, agresivamente al servicio de Israel y que tiene una fuerte afinidad con el judaísmo fundamentalista, tienen como único objetivo separar a los árabes de sus riquezas y recursos, mientras, al mismo tiempo, se les engaña.

Esto se consigue mediante la doble estrategia de fabricar narrativas separadas para dos segmentos separados de la población. Para el religioso, la corrupción está asociada con la ausencia de fe, mientras que para la nación islámica venden el sueño muy atractivo de libertad y justicia. Naturalmente, cada individuo interpretará esto de acuerdo con su propia educación, socialización, politización, normas y valores. Mientras todos pueden encontrarse en la calle, los islamistas creerán en las normas islámicas como solución, los liberales recordarán a Jean Jacques Rousseau, la “separación de poderes” de Montesquieu y la Revolución Francesa, los marxistas a la Revolución bolchevique de 1917 y la lucha de clases, y los maoístas la Revolución Cultural o el nasserismo (después de todo, cuando un grupo de oficiales egipcio armados dieron un golpe durante la revolución de 1952, Mao Tse-Tung declaró que “la lucha contra la corrupción y el derroche es un tema que atañe a todo el partido” (30 de noviembre de 1951), y por consiguiente encaja en la lucha contra la corrupción los regímenes árabes. Mientras, los que sueñan con Castro y Che Guevara montarán barricadas en las calles en un punto muerto de la lucha contra las fuerzas de seguridad estatales.

De hecho, todos estos valores son imposibles en el mundo árabe, y los liberal-sionistas lo saben. La realidad es que a causa del control social y de la manera en que las sociedades árabes han sido socializadas en el último siglo (incluyendo el impacto de la herencia colonial) y a causa de las riquezas el islam wahabí ha disfrutado de los ingresos petrolíferos, las otras ideologías, excepto la facción islámica, harán muy pocos progresos, excepto asegurar la victoria de los movimientos religiosos.

Ciertamente, el mundo árabe ha sido heterogéneo, si bien discretamente. La religión ha dominado incluso en estados como Jordania en donde durante décadas los islamistas controlaban la mayoría de las carreras académicas. Por ello en cada uno de los estados árabes que han tenido movilizaciones, y especialmente en Egipto, hay una fuerte lucha de poder en torno a la Constitución. Los Hermanos Musulmanes y los salafistas ganaron la mayoría de asientos en las elecciones parlamentarias, el primer presidente democráticamente elegido, Mursi (elegido solo por una cuarta parte de los ciudadanos), es miembro de los Hermanos Musulmanes. La mayoría de los poderes están trabajando en pro de la promulgación de una Constitución basada en una interpretación de la shariá. En su “Morfología del Estado”, Aristóteles sugiere que existe la necesidad de “considerar no solo que Constitución es la mejor, sino cuál es viable y más fácilmente accesible”. A los ojos de los fundamentalistas religiosos, estas leyes pueden ser las de la shariá, aunque ahora está funcionando una solución para las élites dirigentes occidentales.

Con sus intereses económicos asegurados mediante los medios controlados por las élites religiosas, se verán beneficiados a su vez por sus propios centros de poder social, económico y político, y un nuevo grupo de hombres de negocios surgirá de los círculos y las clases de las élites religiosas. Los grupos religiosos verán también aumentar su participación económica de forma paralela a su participación política. En la medida en que esto beneficia su lucha política, algunos lo verán como una práctica permitida, dentro o fuera del marco de la banca islámica. La división social, sin embargo, permanecerá o se ampliará, y la única diferencia será que los nombres han cambiado. En vez de un “Mubarak”, habrá otro (pero tal vez ahora con barba), y estos cambios aparentes simplemente mantendrán el control político.

Las poblaciones afectadas son aquellas que se conocen como “minorías”, principalmente árabes cristianos (alrededor de 30 millones en el mundo árabe), musulmanes seculares (sunníes y chiítas) y otros. En Egipto, Mohammad Zawahiri (hermano del dirigente de Al-Qaeda Ayman Zawahiri) ya ha declarado que los cristianos egipcios deberían pagar una tasa como “dhimmis” (infieles), o abandonar Egipto. Y si rehúsan, ha sugerido que sean obligados a ello.

Un ejemplo de movilización de la población a través de la religión en los medios ha sido el adoptado por el propio monarca saudí. Durante el Ramadán de 2012 Abdallah de Arabia saudí y su heredero lanzaron una campaña de financiación supuestamente en ayuda del pueblo sirio, como decía el slogan. Esta campaña estaba basada en las normas morales islámicas y en el sentido de comunidad, especialmente aquellos más destacados en el mes sagrado del Ramadán. Aunque vendía a su pueblo mensajes de comunidad y compasión, estas campañas tenían propósitos políticos locales y regionales. Una campaña similar que fuera lanzada por Siria en pro de la liberación de las mujeres saudíes, y la necesidad que tienen de conducir, es inimaginable.

Apropiadamente, los liberales goebbelsianos que se alinean con estos jeques han intentado hasta ahora engañar a parte de la opinión pública árabe, manufacturando un consenso contra el gobierno sirio, desviando a otros lugares el calor de sus propias “calles”. Aunque ellos mismos se adhieran a las creencias y normas más arcaicas respecto a la libertad y la democracia, instigan a las masas contra Siria que está, en términos de normas sociales como las libertades para la mujer, los derechos de las minorías religiosas, libertades personales e igualdad de oportunidades, mucho más cercana a los países occidentales liberales. De forma similar a como los regímenes árabes quisieran reunir su opinión pública en apoyo de los palestinos, los regímenes del Golfo están usando el falso argumento de que están en contra de la opresión de los sirios por parte de su propio gobierno para alinear a sus “calles” contra Siria. Y ello pese al hecho de que están a años luz de Siria en términos de libertad y democracia.

Los gobiernos occidentales no son partidarios de las democracias liberales en el Tercer Mundo. Tratan con aquellos gobiernos que ostentan los peores datos de derechos humanos, y solamente cuando esto supone un beneficio financiero para ellos. Como en julio de 2008, cuando Nicolas Sarkozy y el actual archienemigo de Siria, el Emir de Qatar, formaron con el liderazgo sirio la “Unión Mediterránea”, algunos gobiernos europeos pensaron que ellos también se beneficiarían económicamente de la crisis en el mundo árabe. Sucede especialmente cuando tienen el apoyo de los ricos países del Golfo, y creen que, de alguna manera, pueden disminuir la crisis económica a la que se enfrentan.

En algunas partes de Siria el personal de seguridad ha disminuido desde marzo de 2011, y el gobierno central no siempre se ha destacado por su conducta moral. Sin embargo, como parte de una estratégica campaña política, los medios están intencionadamente mintiendo sobre la situación en Siria. Instalan el miedo entre el público y simulan una exagerada preocupación por los daños y la pérdida de vidas. Así construyen una narrativa, que facilita y justifica el aumento de ayuda a los grupos armados, separatistas, terroristas y mercenarios. Los mismos medios describen al gobierno sirio como el único responsable de la violencia, cuando de hecho aquellos que reclutan, pagan y proporcionan armas a individuos fácilmente maleables, parados y necesitados son sus propios responsables.

La guerra sicológica contra Siria

Hay dos culpables principales del incremento en los daños: la mentira y el silenciamiento de cualquier voz opositora. Con sus aliados árabes, la OTAN desconectó la señal de la conexión por satélite del canal sirio Al-Dunia. Otras acciones de terror vía satélite probablemente incluyeron el pirateo por parte de la CIA de la cuenta en Twitter de Al-Dunia, para difundir desinformación sobre una falsa retirada del ejército sirio. El mismo satélite árabe que Siria ayudó a financiar tras la pérdida de la segunda parte de Palestina en 1967 está ahora siendo usado contra ella por los antiguos reinos del Golfo.

Este satélite se está empleando ahora en el conflicto sirio, pero contra Siria, extendiendo desinformación por parte de los canales propiedad de los países del Golfo, difundiendo miedo y pánico sobre la inestabilidad económica en Siria. Los medios se usan y manipulan como cobertura de la incitación al terrorismo de la oposición siria, y también para obtener ayuda económica. Son los mismos medios que presentan los blanqueados y “heroicos” logros de los rebeldes y, si es necesario, pintan las pérdidas que sufren como masacres.

De forma nítida, los medios occidentales y árabes solo disponen de una opción: tragarse desinformación de fuentes de escasa confianza, y que luego bombean al público. Las historias de masacres cometidas por el gobierno sirio son, a efectos de propaganda, justificaciones de intervenciones extranjeras, y la imagen dominante es la de un noble Occidente que viene a salvar una nación del Tercer Mundo incapaz, oprimida por la tiranía de un varón opresor y chauvinista. Eso exactamente lo que sucedió en Libia. Sin embargo, una minoría de los medios árabes se oponen al plan, y otra minoría están a medio camino. Los medios árabes están en su mayoría, directa o indirectamente, en las manos de los Estados del Golfo, en tanto que cualquier otro periodista o bien opera discretamente a sueldo de estas fuerzas o se ve totalmente vetado, y le resulta imposible captar las trágicas ramificaciones de lo que sucede en el mundo árabe. Los valores antibelicistas de la “Madre Coraje” de Bertolt Brecht no son precisamente los más preciados en los planes de algunos ricos Estados petrolíferos, porque esos valores pueden poner aún más al descubierto la dicotomía entre religión y guerra económica.

Fuente: https://www.deliberation.info/dismembering-the-arab-world/